Pedro Abelardo

Pedro Abelardo (1079 – 1142) fue uno de los filósofos y teólogos medievales más influyentes, destacado por sus aportaciones a la lógica, la teología y la filosofía moral.

Abelardo también es conocido por su vida personal, marcada por una ardiente y turbulenta pasión con Eloísa, una de sus alumnas.

Biografía

Pedro Abelardo nació en 1079 en Le Pallet, cerca de Nantes (Francia). Su educación temprana consistió en el estudio de las disciplinas que componen el Trivium: gramática, retórica y dialéctica. Fue alumno de grandes maestros como Roscelino de Compiègne y Guillermo de Champeaux, con quien Abelardo tuvo ciertas discrepancias sobre el problema de los universales.

En 1104, cuando sólo tenía veinticinco años, Abelardo decidió crear su propia escuela de lógica. También enseñó en algunos centros escolares como Laon, París y Melun.

En 1113, ya era considerado un excelente profesor de lógica, ganando fama y prestigio entre sus alumnos. Ese mismo año inició sus estudios teológicos con Anselmo de Laon.

De 1114 a 1118, Abelardo ocupó la cátedra de la escuela de Notre-Dame, núcleo de una universidad libre en Francia.

Abelardo y Eloísa, de Robert Bateman
Abelardo y Eloísa, de Robert Bateman, via Wikiart.

Condenas por herejía

Abelardo sufrió dos condenas debido a algunas tesis contenidas en sus obras teológicas: la primera por el Concilio de Soissons en 1121, a instancias de Roscelino de Compiègne que acusaba a las tesis abelardianas sobre la trinidad de herejía sabeliana; y la segunda en el Concilio de Sens en 1140, donde Abelardo fue acusado de diecinueve herejías enumeradas por Bernardo de Claraval.

Negó todos los cargos de herejía, pero el Papa los confirmó. Enfermo, pasó los dos últimos años de su vida en la gran abadía de Cluny.

Abelardo y Eloísa

Abelardo residía en casa de Fulberto, canónigo de Notre Dame, cuando conoció a Eloísa, su talentosa e inteligente sobrina. Animado por Fulberto, Abelardo asumió la responsabilidad de ser el tutor privado de Eloísa para fomentar sus intereses intelectuales. A partir de esta relación profesional, Abelardo y Eloísa pronto desarrollaron una relación romántica.

Al cabo de un tiempo, la relación amorosa entre Abelardo y Eloísa fue descubierta por Fulberto, que se enfureció por la situación. Más tarde, Abelardo se reconcilió con Fulberto, se disculpó y prometió casarse con Eloísa, siempre que el matrimonio se mantuviera en secreto. Se casaron y tuvieron un hijo llamado Petrus Astralabius.

Abelardo y su pupila Eloísa, por Edmund Leighton, 1882, vía Wikiart.

Para mantener su matrimonio en secreto, Abelardo y Eloísa se vieron en contadas ocasiones, pero la noticia acabó por extenderse. Para protegerla de la posible reacción furiosa de su tío, Abelardo decidió llevar a Eloísa al convento de Argenteuil, donde se vistió de monja. Fulberto dedujo que Abelardo había abandonado a Eloísa en el convento, rompiendo su promesa de matrimonio.

En 1117, Fulberto y sus parientes conspiraron contra Abelardo. Un grupo de hombres irrumpió en la habitación donde se alojaba y lo castró. Este acto se consideró ilegal y los dos hombres responsables del ataque fueron castigados severamente. Además, Fulberto sufrió un castigo temporal y se le confiscaron sus bienes. Tras ser castrado, Abelardo se convirtió en monje de Saint-Denis.

Obras

Abelardo murió en 1142 y, a pesar de su agitada vida, escribió varias obras, algunas de las cuales pueden organizarse del siguiente modo:

  • Lógica: Dialectica, Logica Nostrorum, Logica Ingredientibvus;
  • Teología: Theologia summi boni,Theologia Christiana, Theologia Scholarium, Sic et Non;
  • Ética: Ethica ou Scito Te ipsum, Collationes ou Dialogus inter philosophum, Iudaeum et Christianum;
  • Autobiografía: Historia Calamitatum, Epistolae.

Todavía es posible insertar otras obras en esta organización que considera sobre todo el contenido. Pero también es posible proceder a una organización según el estilo literario, citando así tratados, comentarios, cartas, himnos, cantos, poesías y reglas monásticas.

Conceptualismo

El conceptualismo es la teoría filosófica propuesta por Abelardo al problema de los universales, tema que generó amplios debates entre los pensadores de la Edad Media.

Según Abelardo, los universales no son ni entidades metafísicas que subsisten en un mundo inteligible (posición del realismo platónico), ni palabras vacías, flatus vocis (posición del nominalismo). Los universales existen, pero en nuestra mente como nombres (palabras con sentido). Abelardo traslada el problema de los universales del campo metafísico al lingüístico (doctrina sermonum).

Mediante el proceso de abstracción, el intelecto analiza y separa las características comunes compartidas por los individuos de una especie. Al captar el rasgo distintivo en cada especie, el intelecto emplea un nombre, expresado en palabras, que confiere universalidad. El intelecto, por tanto, no capta una esencia metafísica de las cosas, sino su status communis. De este modo, no conocemos la realidad en sí, sino nuestros conceptos que expresan fragmentos de la realidad.

Ética

Pedro Abelardo desarrolló una ética conocida como «Ética de la intención». Según esta perspectiva, las acciones humanas son neutras e indiferentes. Sólo la intención del agente determina si la acción es buena o mala. Por ejemplo, si alguien hace una obra de caridad para recibir elogios, esa persona actúa de forma inmoral.

Alguien que es obligado a realizar una acción mala no comete pecado si su intención no era realizar esa acción. El pecado sólo se origina con el consentimiento de la acción realizada.

Cuadro sinóptico

Filósofo
Pedro Abelardo
Nacimiento – Muerte1079 – 1142
ObrasSic et NonEthica or Scito Te IpsumDialogus inter Philosophum, Judaeum et ChristianumHistoria Calamitatumentre otros
PeriodoEscolástica
Escuelas/doctrinasConceptualismo
Ideas principalesUniversal como sermo
Influenciado porAristóteles, Platón, Boecio, Porfirio
InfluyóJuan de Salisbury, Robert de Melun, Guilherme de OckhamTomás de Aquino

Referencias

DIAS, C. E. S. (2002). O problema da universalização em alguns textos lógicos de Pedro Abelardo. (Dissertação de mestrado). Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul, Programa de Pós-Graduação em Filosofia, Porto Alegre, RS, Brasil.

MARENBON, J. (1997). The philosophy of Peter Abelard. Cambridge University Press.

REALE, G., & ANTISERI, D. (2007). História da Filosofia: Filosofia Pagã e Antiga (Vol. 1). Paulus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =