Tomás de Aquino

Tomás de Aquino fue un santo, filósofo y teólogo de la Edad Media que trató de conciliar la fe cristiana y la antigua filosofía griega.

Su principal referencia filosófica fue Aristóteles, de quien tomó prestados varios conceptos y tesis metafísicas.

Biografía

Santo Tomás de Aquino nació en Roccasecca entre los años 1224 y 1225[1]. A los 15 años estudió en la Universidad de Nápoles, fundada por Federico II, donde entró en contacto con la filosofía de Aristóteles y con la filosofía árabe, especialmente la de Avicena (980 – 1037).

En 1244 se hizo fraile de la orden dominica, en contra de los deseos de su familia. En 1245 comenzó sus estudios en la Facultad de Teología de París, con Alberto Magno como maestro. En 1248, Tomás acompañó a su maestro, encargado de dirigir el nuevo studium generale establecido por la orden dominica en Colonia, donde también, al final de su estancia, escribió su primer texto teológico: Comentario a Isaías.

De 1252 a 1256, Tomás de Aquino enseñó en la Universidad de París, donde escribió obras importantes como De Veritate, los Comentarios a las Sentencias de Pedro Lombardo y el opúsculo El ser y la esencia (De ente et essentia)[2].

Cuando terminó de enseñar en París, regresó a Italia (1259 – 1267), un periodo muy fructífero. En este periodo escribió: los Comentarios a la Física, Metafísica y Ética de Aristóteles; la Catena Aurea, las Quaestiones De Anima, el Tractatus contra errores Graecorum y la Summa contra los Gentiles[3].

Tentación de Santo Tomás de Aquino, por Diego Velázquez, c.1631, vía wikiart.

Tomás regresa a París en 1269, encontrando una ciudad bastante agitada religiosa e intelectualmente por las disputas doctrinales sobre el pensamiento de Aristóteles[4]. A diferencia de la pacífica estancia en Italia, cuya producción literaria apuntaba más a atacar los errores de los filósofos del pasado, en París Tomás se puso en oposición directa con los pensadores de su tiempo, como Guillermo de Saint-Amoure Siger de Brabante. Contra este último, Tomás escribió su tratado De unitate intellectus contra los averroístas[5].

Además de estos enfrentamientos en el campo filosófico, Tomás entra en la defensa de la vida religiosa mendicante frente a los maestros seculares[4]. Debido a las persecuciones contra las órdenes mendicantes de las que formaba parte, Tomás regresó a Nápoles, donde comenzó a enseñar.

En 1274 fue convocado por el Papa Gregorio X al Concilio General de Lyon, pero cayó enfermo en mitad del viaje y murió a los 49 años. Fue canonizado el 18 de julio de 1323 por el Papa Juan XXII. El 15 de abril de 1567 fue declarado Doctor de la Iglesia por Pío V.

Filosofía

El gran reto filosófico de Tomás de Aquino fue conciliar la filosofía de Aristóteles con el pensamiento cristiano, es decir, la fe y la razón.

La metafísica de Aristóteles sirvió de apoyo a sus grandes tesis y argumentos como, por ejemplo, las 5 vías que prueban la existencia de Dios. Pero, ¿qué es la metafísica de Aristóteles?

Para Aristóteles, la «Filosofía Primera», más tarde llamada Metafísica por Andrónico de Rodas[6], tiene varias definiciones:

  • ciencia más elevada, superior a cualquier otra[7];
  • ciencia de las primeras causas y de los primeros principios;
  • ciencia del ser en cuanto ser, es decir, del ser abstraído de toda materialidad e individualidad[8].

La investigación metafísica condujo a Aristóteles al estudio de diversos conceptos y principios inherentes al ser mismo, tales como: sustancia, accidente, esencia, materia, forma, etc. Estos conceptos originalmente aristotélicos forman parte del sistema filosófico y teológico del Aquinate.

En el Occidente medieval, las obras más conocidas eran la Lógica y la Retórica de Aristóteles. A partir del siglo XIII se produjo un florecimiento científico filosófico debido a diversos factores como, por ejemplo, la creación de universidades y el contacto con obras filosóficas desconocidas hasta ese momento[9]. Es en este contexto que, a través de los árabes, llegan a los filósofos medievales occidentales otras obras importantes del Estagirita, como la Física y la Metafísica.

Tomás estuvo fuertemente influenciado por la filosofía de Aristóteles y en gran medida por el pensamiento de Avicena[10], inspirándose en ella en sus principales tesis metafísicas[11]. Sin embargo, Tomás no se limita a ser un mero repetidor o comentarista de Aristóteles, sino que, por medio de la metafísica aristotélica, construye la suya propia. Sobre esto, Hugon afirma:

No se puede dejar de reconocer que Santo Tomás siguió los pasos de Aristóteles, pero reformuló las enseñanzas del Estagirita hasta tal punto que fue el arquitecto de otra filosofía.

HUGON, 1998, p. 12.

El pensamiento filosófico del Aquinate está dominado por su teoría ontológica, por lo que se suele decir que elaboró una filosofía de la realidad y del ser[12].

O triunfo de Tomás de Aquino
El triunfo de Santo Tomás de Aquino, por Benozzo Gozzoli, 1468, vía wikiart.

La distinción entre ente y esencia

Una de las tesis más importantes elaboradas por Tomás de Aquino es la distinción entre ser y esencia. Para él, hay entes (seres) que no poseen existencia como esencia, es decir, entes que pueden o no existir, por ejemplo, una mesa, una silla, un ser humano, etc. Estos seres se denominan contingentes.

Por otra parte, hay un ente cuya esencia es existir, es decir, este ente existe necesariamente. Tomás llama a este ser esse per se subsistens (ser subsistente por sí mismo), este ser es Dios.

Es con esta doctrina que Tomás diferenciará el ser de Dios del ser de los demás seres. En Dios hay perfecta identificación entre esencia y ser, mientras que los demás seres reciben el ser, es decir, no lo poseen por su esencia[13]. Sin embargo, estos dos principios no pueden concebirse como totalmente separados, y mucho menos «objetivados»[14].

La analogía del ser

Todo lo que existe se denomina ente. Sin embargo, los entes no existen de forma idéntica; por ejemplo, Dios y el mundo material existen de forma distinta.

Decimos que el mundo existe, por tanto, de forma análoga: el mundo tiene ser, y Dios es el ser mismo.

Teología

En Tomás, la teología y la filosofía no son opuestas, sino complementarias. Sin embargo, la teología ejerce un papel superior, y la filosofía se considera su sierva.

La filosofía se entiende como preambulum fidei (preámbulo a la fe), es decir, una disciplina introductoria que da sustento racional a la fe cristiana. Cuestiones como la existencia de Dios se consideraban demostrables por la razón, y no se necesitaba solamente la fe para creer en su existencia. Tomás afirma:

Hay verdades que superan todo el poder de la razón humana, como, por ejemplo, la verdad de que Dios es uno y trino. Otras verdades pueden ser pensadas por la razón natural, como las verdades de que Dios existe, de que Dios es uno, y otras más.

Summa contra los gentiles

En última instancia, lo que los filósofos escolásticos querían era demostrar que la fe cristiana no era irracional, absurda. Aunque consideraba que la teología era superior, Tomás no sostenía que pudiera sustituir a la filosofía.

Obras

Aquino escribió varias obras filosóficas y religiosas, entre las que podemos mencionar:

Summas

  • Suma teológica
  • Suma contra gentiles

Obras filosóficas y opúsculos

  • De ente et essentia
  • De principiis naturae
  • De aeternitate mundi
  • De unitate intellectus contra averroistas

Comentario bíblico

  • Expositio super Isaiam ad litteram (Comentario literal sobre Isaías);
  • Postilla super Ieremiam (Comentario sobre Jeremías)
  • Postilla super Threnos (Comentario a las Lamentaciones);
  • Comentario a las Sentencias de Pedro Lombardo;
  • Comentario al De Trinitate de Boecio;
  • Comentario al De divinis nominibus de Pseudo-Dionisio;

Cuestiones disputadas

  • Quaestiones disputatae de veritate (Cuestiones disputadas sobre la verdad)
  • Quaestiones disputatae de potentia (Cuestiones disputadas sobre la potencia);

Cuadro sinóptico

Filósofo
Tomás de Aquino
Nacimiento – muerte1224 – 1274
Obras principalesSuma Teológica; Suma contra los Gentiles
PeriodoFilosofía medieval
Escuela – doctrinaEscolástica – Tomismo
Principales conceptosDistinción entre ser y esencia; Analogía del ser; 5 vías; Dios como acto puro, ser por sí mismo subsistente.
Influenciado porAristóteles, Platón, Agustín, Avicena, Averroes, Boecio, Alberto Magno, Anselmo de Canterbury
InfluyóTomás Cayetano, Francisco Suárez, Etienne Gilson, Reginald Garrigou-Lagrange, Jacques Maritain, Sertillanges

Referencias

AQUINO, T. (1973). Súmula contra os gentios. São Paulo: Abril cultura.

ARISTÓTELES. (1969). Metafísica. Editora Globo de Porto Alegre, biblioteca dos Séculos, tradução de Leonel Vallandro.

BERTI, E. (1998). As Razões de Aristóteles. Tradução de Dion Davi Macedo. São Paulo: Loyola.

DE BONI, L. A. (2018). Estudos sobre Tomás de Aquino. Pelotas: NEPFIL Online.

GARDEIL, H. D. (2013). Iniciação à filosofia de São Tomás de Aquino. Tradução de Cristiane Negreiros Abbud Ayoub e Carlos Eduardo de Oliveira. São Paulo: Paulus.

GILSON, É. (1962). A existência na filosofia de S. Tomás. Trad. de Geraldo Pinheiro Machado, Gilda Mellilo e Yolanda Balcão. São Paulo: Duas Cidades.

GILSON, É. (1951). El Tomismo: Introducción a La Filosofía de Santo Tomás de Aquino. Trad. Alberto Oteiza Quirno. Buenos Aires: Ediciones Desclée de Brouwer.

HUGON, É. (1998). Os princípios da filosofia de São Tomás de Aquino. Tradução de D. Odilão Moura O. S. B. Porto Alegre: EDIPUCRS.

KOVAS, J. E. (2011). O De Ente et Essentia de São Tomás de Aquino (§§ 1-19): uma comparação com o livro Z da Metafísica de Aristóteles. Dissertação de Mestrado. (Mestrado em Filosofia). Faculdade de São Bento. São Paulo.

MANSER, G. (1947). La esencia del Tomismo. Trad. Valentín García Yebra, Madrid: CSIC.

REALE, G., & ANTISERI, D. (2005). História da filosofia: patrística e escolástica. Vol. 2, 2ª. ed. São Paulo: Paulus.

SANTOS, L. F., & FERNANDEZ, D. L. (2012). O Ser em São Tomás de Aquino. Linguagem Acadêmica, Batatais, v.2, n.2, p. 51-64, jul./dez.

TORRELL, J. P. (2004). Iniciação a Santo Tomás de Aquino: sua pessoa e obra. Tradução de Luiz Paulo Rouanet. São Paulo: Loyola.

WIPPEL, J. F. (2000). The Metaphysical Thought of Thomas Aquinas. From Finite Being to Uncreated Being. Washington D.C., The Catholic University of America Press.

Notas

  1. TORREL, 2004, p. 1.
  2. MANSER, 1947, p. 6.
  3. MANSER, 1947, p. 8.
  4. TORREL, 2004, p. 213.
  5. MANSER, 1947, p. 9.
  6. Nombre dado por Andrónico de Rodas (siglo I a.C.), que organizó la primera edición compleja de los tratados de Aristóteles, Cf. BERTI, 1998, p. 43.
  7. ARISTOTELES, Metafísica, A 2, 983a 10.
  8. ARISTOTELES, Metafísica, IV 1, 1003a21.
  9. REALE, 2005, p. 189.
  10. SANTOS, 2012, p. 51.
  11. DE BONI, 2018, p. 46: «Tomando el Peripatetismo de su contextura interna, le rechazó, sin embargo, los puntos que le parecían inaceptables, completó y concluyó lo que creía que se había quedado a medias, utilizó la técnica, pero al final no se tenía una reedición de Aristóteles, sino un pensamiento original, que hablaba su propio lenguaje.»
  12. GILSON, 1951, p. 45: «Se ha repetido muchas veces que toda la metafísica de Santo Tomás y, en consecuencia, toda su filosofía está dominada por su concepción de lo real y del ser. Nada más exacto”.
  13. KOVAS, 2011, p. 77: «La distinción entre ser y esencia es intrínseca a las cosas. Hay en todos los seres, excepto en Dios, una mezcla de potencia en relación con el ser: reciben el ser, no lo poseen por su propia esencia»
  14. HUGON, 1998, p. 51: «[…] no se pretende que la esencia y la existencia sean dos realidades independientes, o separadas entre sí, o producidas por Dios separadamente y unidas después; sino que queremos decir que la primera se diferencia de la segunda, como la potencia actual del acto actual»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 6 =