Gregorio de Nisa

Gregorio de Nisa (330 – 395), teólogo cristiano y padre de la Iglesia oriental, nació en la región de Capadocia.

Ferviente defensor de la doctrina trinitaria ortodoxa de Nicea frente a los arrianos y semiarrianos, destacó junto a su hermano Basilio el Grande y Gregorio Nacianceno, siendo reconocidos como Los Padres de Capadocia.

Biografía

Gregorio se casó con Teosobia y se convirtió en profesor de retórica. En 372, Basilio, obispo de Cesarea, nombró a Gregorio obispo de Nisa. Sin embargo, Gregorio fue depuesto en 376 por un sínodo local dirigido por el emperador Valente y el partido arriano, pero fue restituido en 378 gracias a una amnistía promulgada por el emperador Graciano.

Hacia el final de su vida, se dedicó a profundizar en su teología mística; durante este periodo, desde alrededor del 390 hasta su muerte, compuso algunas de sus obras más importantes: Homilías sobre el Cantar de los Cantares, Vida de Moisés, y el Tratado sobre la virginidad.

Gregorio de Nisa

Ideas

Para Gregorio, existen dos mundos: el visible y el invisible. El ser humano pertenece naturalmente al mundo visible por su naturaleza corpórea, pero también pertenece al mundo invisible porque posee un alma que actúa como puente entre ambos mundos. Por estar dotado de razón, el ser humano ocupa un lugar superior en el mundo visible, por encima de los animales, las plantas y los cuerpos inanimados. El alma humana es el principio animador del cuerpo, una sustancia creada, viva y racional.

La originalidad de Gregorio reside principalmente en la profundidad y la conciencia mística que aportó a la cuestión del conocimiento humano de lo Trascendente.

Muchas de sus obras, como la Vida de Moisés, pueden entenderse desde tres perspectivas diferentes: Moisés simboliza la vida del auténtico creyente, del filósofo cristiano y del místico que busca encontrar a Dios en el universo.

En su aproximación a la Trinidad y su análisis de la esencia de Dios, Gregorio profundizó más que ningún otro sacerdote oriental. El núcleo de su teología reside en la búsqueda de la perfección histórica de la humanidad, alcanzada mediante la restauración de la imagen divina, redimida por la Expiación y compartida por la Iglesia.

En su doctrina de la Apocatástasis, Gregorio revela su afinidad con Orígenes, al tiempo que busca crear una estructura armoniosa para la historia de la salvación. A lo largo de su obra, podemos observar el desarrollo de la doctrina de los sentidos espirituales o místicos, que implican una intuición directa de la presencia de Dios, y un análisis del éxtasis que allanó el camino a pensadores como Dionisio el Areopagita, Máximo el Confesor y, más tarde, a la mística bizantina.

En su epistemología, Gregorio es esencialmente neoplatónico, y su exégesis alegórica refleja la antropología de Orígenes y Filón de Alejandría, así como la filosofía ecléctica del Asia Menor helenística. Pero Gregorio nunca siguió servilmente a ningún maestro. La teología de Gregorio representa una sutil transformación del neoplatonismo en auténtico cristianismo.

Referencias

GILSON, Etienne. A filosofia na idade média. Tradução de Eduardo Brandão. São Paulo: Martins Fontes, 2001.

MUSURILLO, Herbert. Gregory of Nyssa, IN: BORCHERT, Donald M. Encyclopedia of Phlilosophy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =