Sócrates

Biografía de Sócrates

Sócrates nació en Atenas en el año 470 a.C. y murió en el 399 a.C., fue uno de los principales filósofos griegos de la antigüedad, considerado un hito en la historia de la filosofía. Por esta razón, sus filósofos predecesores fueron llamados presocráticos, y los que le sucedieron, postsocráticos. Fue inmortalizado en los diálogos platónicos, convirtiéndose en un ejemplo de conducta ética en la actualidad.

Hijo de un escultor y de una comadrona, trató de esculpir simbólicamente una representación original del ser humano, y creó un método de filosofar con el objetivo de «dar a luz» ideas intelectuales.

Tenía un estilo de vida similar al de los sofistas, aunque no vendía sus enseñanzas. Frecuentaba las plazas públicas dialogando con la juventud de su tiempo, defendiendo la necesidad de unir el pensamiento filosófico con la vida concreta.

Al igual que los sofistas, Sócrates dejó de lado la filosofía de los presocráticos, que pretendía explicar los principios y procesos de la naturaleza (physis) de forma racional. El centro de la filosofía de Sócrates es la naturaleza humana.

Sócrates dialogaba con todos: pobres, ricos, esclavos y ciudadanos, no le importaba la condición socioeconómica de nadie. Para él, lo que realmente importaba eran las cualidades interiores, porque son las que nos hacen accesibles al autoconocimiento.

Pero al cuestionar todo, las creencias y los valores, fue visto como una amenaza para la sociedad griega, un subversivo, siendo acusado de corromper a los jóvenes y de cometer impiedad hacia los dioses, por lo que fue condenado a beber cicuta, un veneno mortal.

Obra

Desafortunadamente, el gran filósofo Sócrates no escribió nada, todo lo que se sabe de él es a través de los escritos de sus discípulos y oponentes.

Sus ideas se transmitieron sólo oralmente, a través de los famosos diálogos con sus discípulos y conciudadanos. Por esta razón, es difícil reconstruir la doctrina filosófica de Sócrates de forma sistemática y segura.

Los distintos testimonios sobre su doctrina son divergentes, porque cada testigo relata lo que más le interesaba del discurso de Sócrates.

Sócrates en busca de la esencia humana

Sócrates se oponía estrictamente a los sofistas, en la forma de pensar y de vivir. Condenó el uso de la retórica para obtener ventajas personales, como hizo el sofista Protágoras, y también la relativización de la moral.

Quería obtener una respuesta genuina y filosófica a preguntas como: ¿qué es el bien? ¿Qué es la virtud? Qué es la Justicia. Mientras que los sofistas no tenían esta preocupación, presentaban respuestas vagas, fundadas en el sentido común, sin una investigación más compleja.

El principal objetivo filosófico de Sócrates era responder a las preguntas sobre la esencia humana. Su respuesta a esta pregunta es que el hombre es su alma, entendida como la sede de la razón, el yo consciente. Por eso predicaba el autoconocimiento, de ahí su famosa frase tomada del Oráculo de Delfos: «Conócete a ti mismo».

El método socrático

Sócrates desarrolló algunos hábitos o métodos de la filosofía, estos son:

  • Mayéutica: Mediante una serie de preguntas a sus discípulos, Sócrates quería ayudarles a concebir (sacar a la luz) sus propias ideas. La mayéutica, en griego, significa «técnica de asistir en los partos».
  • Ironía: con este método, cuestionaba a sus interlocutores sobre lo que creían saber. A partir de las respuestas de sus interlocutores, Sócrates hizo más y más preguntas, hasta que se hizo evidente que no tenían ninguna base para las respuestas presentadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 15 =