Protágoras

El periodo de la Filosofía Clásica comienza con Protágoras de Abdera.

Este periodo representa un nuevo enfoque filosófico centrado en la cuestión antropológica, es decir, el estudio del hombre: ¿qué es la naturaleza humana? ¿Qué puede saber el ser humano? ¿Y qué acciones humanas pueden considerarse justas o injustas?

La discusión sobre arché y physis, que fue explorada por filósofos como Tales de Mileto, Anaximandro y Anaxímenes, se deja de lado en cierta medida.

Protágoras vuelve su reflexión sobre la capacidad del hombre para conocer.

Biografía

Protágoras fue un filósofo sofista nacido en la ciudad de Abdera (Tracia) en 491 a.C. y muerto en un naufragio en 420 a.C..

Fundó la doctrina filosófica del relativismo, que postula que no poseemos criterios absolutos para discernir la verdad o falsedad de algo.

Fue acusado de impiedad y ateísmo, porque afirmaba que las religiones y los dioses eran convenciones humanas.

Protágoras viajó por toda Grecia, visitó Atenas con frecuencia y adquirió gran prestigio entre los políticos. Uno de ellos, Pericles, el famoso estadista de Atenas, pidió a Protágoras que creara una nueva legislación para la colonia panhelénica de Turios.

Demócrito y Protágoras, por Salvator Rosa
Demócrito y Protágoras, por Salvator Rosa, 1664, vía Wikiart.

Obra

Se tiene noticia de que Protágoras de Abdera habría escrito una obra titulada las Antilogías, pero desgraciadamente la obra se perdió con el tiempo, dejando sólo algunos fragmentos y testimonios como vestigios de su existencia.

Otras obras que se le atribuyen:

  • Sobre la verdad y el ser (también titulado Escritos demoledores)
  • Sobre los dioses (obra que posiblemente se utilizó como prueba para acusarle de impiedad)

El relativismo

Protágoras defendió el relativismo filosófico, que sostiene que el conocimiento humano carece de criterios para establecer la verdad o falsedad de las afirmaciones, por lo que todo es relativo.

Su famosa frase ilustra bien su doctrina relativista:

El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son, mientras son, de las que no son, mientras no son.

Cuando Protágoras utiliza el término «medida», se refiere a una «regla» o «norma», que establece algo. La expresión «todas las cosas», en cambio, abarca todos los hechos y experiencias humanas. De este modo, Protágoras afirma que el hombre es la medida última de todo conocimiento.

El principio del relativismo, expresado en esta frase, se hizo famoso entre todos los filósofos relativistas de Occidente. Con este principio, Protágoras niega cualquier tipo de doctrina filosófica que establezca un criterio absoluto que pueda distinguir lo verdadero de lo falso.

El único criterio es el hombre, o mejor dicho, cada ser humano individual. Cada uno es su propio criterio para definir lo que es correcto e incorrecto, verdadero o falso.

Por lo tanto, Protágoras afirmó lo siguiente:

Como cada cosa me parece a mí, así es para mí; como te parece a ti, así es para ti. Para el que tiene frío, es frío; para el que no tiene frío, no lo es.

Moral

Una vez establecido que no existe un criterio absoluto para determinar lo verdadero y lo falso, tampoco existe un criterio para determinar el bien y el mal.

A causa del relativismo, Protágoras se ve obligado a afirmar que no existen valores morales absolutos. Para superar este obstáculo, aboga por una forma de utilitarismo moral, según la cual siempre hay algo más conveniente u oportuno que hacer en cada situación práctica de la vida. El hombre sabio es el que sabe discernir lo que es útil y conveniente para sí mismo y es capaz de convencer a los demás de que reconozcan lo que es más oportuno.

En este caso, el mal y el bien se entienden como algo «útil» y «menos perjudicial» para el individuo.

¿Cómo hacer más fuerte un argumento débil?

Debido a su relativismo, Protágoras afirmaba que era posible convertir un argumento débil en un argumento fuerte.

Sin embargo, Protágoras no apoyaba el uso de esta técnica retórica para justificar la injusticia. Enseñó esta metodología como técnica de argumentación, para demostrar cómo era posible defender con éxito un argumento que, en determinadas circunstancias, podía considerarse débil.

Con esta técnica, sería posible que cualquier opinión prevaleciera sobre la opinión contraria. La metodología de Protágoras estimuló a los jóvenes de su época a entrar en la vida política, en los tribunales o en las asambleas griegas, donde una buena argumentación era siempre valorada y necesaria.

Cuadro sinóptico

Filósofo
Protágoras de Abdera
Nacimiento – muerte491 a.C. – 420 a.C.
Obras principalesAntilogías, Sobre la verdad y el ser, Sobre los dioses
PeriodoClásico
Escuela / doctrinaSofismo
Conceptos claveRelativismo, «el hombre es la medida de todas las cosas».
Influenciado porHeráclito, Parménides y Demócrito
InfluyóPlatón y Aristóteles, así como otros sofistas, Nietzsche, Jeremy Bentham

Preguntas frecuentes

¿Quién fue Protágoras?

Protágoras fue un filósofo sofista griego, nacido en Abdera, Tracia, en el 491 a.C., y muerto en un naufragio en el 420 a.C.

¿Cuál era la concepción del conocimiento defendida por Protágoras?

Protágoras defendía que el conocimiento humano es relativo y que no disponemos de criterios absolutos para discernir la verdad o falsedad de algo.

¿Cómo veía Protágoras el concepto de ética?

Debido al relativismo, Protágoras defendía una forma de utilitarismo moral, según el cual siempre hay algo más conveniente o conveniente que hacer en cada situación práctica de la vida.

¿Qué frase resume el relativismo de Protágoras?

La famosa frase de Protágoras, que ilustra bien su doctrina relativista, es «El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son, mientras son, y de las que no son, mientras no son».

Referencias

Marías, J. (2004). História da filosofia. (C. Berliner, Trad.). Martins Fontes.

Reale, G., & Antiseri, D. (2007). História da filosofia: filosofia pagã e antiga (Vol. 1). Paulus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =