Diógenes de Apolonia

Biografía de Diógenes de Apolonia

Diógenes fue el último filósofo presocrático, hijo de Apolotemis, nacido en Apolonia en la segunda mitad del siglo V a.C. Además de filósofo, también era físico y médico. Elaboró una filosofía bastante ecléctica.

Fue uno de los últimos filósofos de la physis. La filosofía de la physis pretendía establecer, filosóficamente, el principio por el que se originaba todo. Este principio se conoce como arché.

Obra

No se sabe con certeza cuántos libros escribió Diógenes. Según el testimonio de Simplicio, se dice que Diógenes escribió cuatro libros, a saber:

  • Contra los sofistas;
  • Meteorología;
  • Sobre la naturaleza del hombre;
  • Sobre la naturaleza;

Sin embargo, sólo han llegado hasta nosotros los fragmentos de su obra Sobre la naturaleza.

La filosofía de Diógenes de Apolonia

Diógenes de Apolonia desarrolló una filosofía bastante ecléctica, combinando las tesis filosóficas de Anaxímenes, que afirmaba que el arché es el aire, y de Anaxágoras, que defendía la existencia de una Inteligencia Cósmica (Nous) que ordenaba los elementos primordiales.

Diógenes afirmó que el principio, es decir, el arché, sería aire-inteligencia, de naturaleza infinita. Todo lo que existe en el mundo tendría su origen en ese único principio, que es el aire. Por esta razón, el sistema filosófico de Diógenes se llama monismo.

El aire como arché

Según la teoría filosófica monista de Diógenes de Apolonia, el aire ilimitado e inmóvil es el elemento principal que, en mayor o menor densidad, genera los mundos por condensación y rarefacción.

El aire es también la causa de nuestros sentidos, inteligencia, pensamiento y vida. Sin aire no habría vida. Diógenes dice en uno de sus fragmentos

Los hombres y los demás seres animados viven respirando aire. Y esto es para ellos alma e inteligencia; pues si se les quita, mueren y su inteligencia se extingue.

El aire-inteligencia

Anaxágoras ya había defendido un principio inteligente, el Nous. Diógenes también adaptó el Nous de Anaxágoras a su teoría, y así argumentó que el aire posee inteligencia y es divino. Dice:

Y me parece que lo que los hombres llaman aire posee inteligencia, y que todas las cosas son gobernadas por él, y que tiene poder sobre todas ellas. Porque precisamente esto es lo que yo tomo como Dios, que alcanza todas las cosas, dispone de todas las cosas y está en todas las cosas.

Podemos ver que las cosas existen de manera diferente en el mundo, a veces más cálidas, a veces más frías, más húmedas o más secas, moviéndose rápido o más lento. Para el filósofo de Apolonia, todas estas diferenciaciones son variaciones del aire.

A causa de las infinitas variaciones, los seres son también multiformes y numerosos, no teniendo similitudes ni en su modo de vida ni en su inteligencia. Aquí, Diógenes está contradiciendo la tesis de Meliso de Samos que defendía el ser Uno, homogéneo, inmóvil, etc. El filósofo dice:

Todas las cosas son diferenciaciones de la misma cosa y son la misma cosa. Porque si las cosas que ahora están en este mundo -la tierra, el agua, el aire y el fuego y las demás cosas que se manifiestan en este mundo-, si alguna de estas cosas fuera diferente de cualquier otra, y si no permaneciera la misma cosa en sus muchos cambios y diferenciaciones, entonces las cosas no podrían, de ninguna manera, mezclarse unas con otras.

Referencias

BORNHEIM. Os filósofos pré-socráticos. São Paulo, 1989.

KIRK, G.S. Os Filósofos Pré-Socráticos. Lisboa, 1983.

NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + seis =