¿Qué es sustancia según Aristóteles?

El concepto de sustancia tiene un papel central en la metafísica de Aristóteles. De hecho, el mismo Estagirita define la ciencia metafísica como teoría de la sustancia.

En sus investigaciones metafísicas, Aristóteles buscó categorizar todos los sentidos de ser, de ahí su famosa frase: «el ser puede ser comprendido de diversas maneras».

Aristóteles va en dirección contraria a la metafísica de los filósofos eleáticos: Parménides y Zenón, que creían que el ser era Uno, es decir, que sólo podía entenderse de una sola manera.

Pero al final, ¿cómo entender el concepto de sustancia en Aristóteles?

¿Qué significa sustancia en Aristóteles?

La palabra οὐσία (ousia) deriva del participio presente del verbo ser en griego εἶναι (einai). Los filósofos latinos tradujeron este término aristotélico como essentia (esencia) o substantia (sustancia).

Aristóteles en el libro V de la Metafísica, define substancia de la siguiente manera:

el que es substrato último, el cual no es predicado de otra cosa; 

Y en el libro VII dice de modo semejante:

la sustancia es lo que no se predica de algún sustrato, sino lo que todo lo demás se predica;

En este sentido, sustancia es aquello por lo cual todas las demás propiedades dependen para existir. Ella es como el fundamento de todos los predicados.

Sin embargo, nuestro filósofo griego no para por ahí. Así como el ser, la idea de sustancia posee otros sentidos.

Materia, forma y sínolo

En el libro VII, el Estagirita presenta otros tres sentidos que puede tener la sustancia:

  • materia: por ejemplo el mármol;
  • forma: la configuración formal de algo;
  • sínolo: es decir, el conjunto de materia y forma;

Sin embargo, Aristóteles reflexiona afirmando que solo en un sentido bastante impropio, sustancia puede significar materia. Mientras que forma y sínolo, expresan mejor la idea de sustancia.

El antiguo problema del devenir: de la potencia al acto

Aristóteles también busca, con la idea de sustancia, resolver el problema del movimiento/cambio (kinesis).

No satisfecho con la opinión de los eleatas, que afirmaban que los cambios que ocurrían en el mundo eran ilusorios, ni con la opinión de Heraclito que afirmaba que «todo fluye», Aristóteles presenta los conceptos de acto y potencia para explicar cómo el devenir realmente existe en la realidad.

Según Aristóteles, todo cambio implica un paso de la potencia al acto. Un papel en blanco tiene potencia (posibilidad) para recibir un dibujo cualquiera. Al dibujarlo, pasa de papel dibujado en potencia a papel dibujado en acto.

Como sustancia constituida de materia y forma, el papel sigue siendo el mismo en este cambio; lo que solo cambió en él fue recibir una modificación accidental.

Es decir, no todo es estático, como decía Parménides, no todo está en constante cambio, como creía Heráclito.

De este modo, Aristóteles conserva también el principio de identidad: todo es idéntico a sí mismo, incluso en los cambios. Por ejemplo, el papel en el que el poeta escribe, siempre será idéntico a sí mismo, incluso arrugado. El cambio, a diferencia de lo que creían los eleatas, no altera la sustancialidad de algo.

La propia palabra sustancia, que viene del latín (sub, stare: estar debajo; mantenerse firme), transmite esta idea de una permanencia en el cambio.

Sustancia y Accidente

Se puede decir que sustancia es aquello que es apto para existir en sí.

Mientras que el accidente es lo que solo existe en otro, es decir, el accidente depende de la sustancia para existir.

Por ejemplo, la blancura es una cualidad accidental; el blanco no puede existir en sí. Nunca veremos la blancura en sí misma en la realidad; siempre dependerá de otra cosa para existir.

Además, una cualidad accidental puede dejar de existir sin que la sustancia, en la cual inherente, deje de existir. Una pared blanca puede dejar de ser blanca sin dejar de ser pared. En este sentido, accidente es una característica que no forma parte de la esencia de una cosa.

Los diez géneros (categorías) del ser según Aristóteles

En la introducción hablamos sobre los diversos sentidos del ser. Según Aristóteles, el ser se divide en diez categorías:

  1. Substancia
  2. cantidad
  3. cualidad
  4. relación
  5. lugar
  6. tiempo
  7. acción
  8. pasión
  9. posición
  10. estado

La idea de sustancia en Aristóteles tiene una cierta prioridad ontológica, pues es por ella que todos los otros modos de ser dependen para existir. La cantidad, o la calidad, por ejemplo, siempre serán propiedades de una sustancia.

Conclusión

El concepto de sustancia en Aristóteles es, por lo tanto, el fundamento de toda realidad. Es por ella que el Estagirita también formula otros conceptos fundamentales de su metafísica, como la noción de materia y forma, potencia y acto, esencia y accidente.

El término griego ousia (sustancia) conlleva algunas dificultades lingüísticas, porque históricamente la traducción como substantia tiende a significar sujeto (ὑποκείμενον – hypokéimenon), mientras que essentia tendería a significar lo que Aristóteles acuñó τὸ τί ἦν εἶναι (to ti ên einai), que significa quiddad.

El hecho es que la ousia es empleada por Aristóteles realmente en estos dos sentidos. En este caso, se justifica una mayor investigación hermenéutica para determinar el correspondiente más exacto en las lenguas modernas.

Referencias

Aristóteles. (2001). Metafísica, ensaio introdutório, texto grego com tradução e comentário de Giovanni Reale, (Trad. Marcelo Perine). Vol. I e II. São Paulo: Edições Loyola.

Reale, G., & Antiseri, D. (2007). História da filosofia: filosofia pagã antiga. São Paulo: Paulus.

Mesquita, A. P. (2005). Obras completas de Aristóteles: Introdução geral. Lisboa: Imprensa Nacional-Casa da Moeda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =