Racionalismo y empirismo

El racionalismo y el empirismo son dos corrientes filosóficas que pretenden dar respuesta al problema del conocimiento humano. ¿Cuál es el origen, el punto de partida del conocimiento humano? ¿Cómo se forman nuestros conceptos, ideas y representaciones?

En este breve artículo, veremos un resumen de estas dos corrientes filosóficas.

¿Qué es el racionalismo?

La palabra racionalismo deriva de ratio, palabra de origen latino que significa «razón», y tiene varios significados.

En el contexto de las discusiones sobre el conocimiento humano, el término racionalismo significa la doctrina que defiende la razón humana como instrumento fiable para conocer la verdad. Como observó René Descartes (1596-1650), que fue uno de los principales filósofos racionalistas, sólo debemos convencernos con la evidencia de nuestra razón.

Esta creencia de que la razón es totalmente fiable se deriva del entendimiento de los racionalistas de que la experiencia sensorial nos lleva a errores e ilusiones sobre la realidad de nuestro mundo.

De este modo, sólo la razón humana, «trabajando» en armonía con los principios lógicos, puede llevarnos al conocimiento de las verdades universales.

El racionalismo también sostiene que los principios lógicos fundamentales son innatos, es decir, que ya están presentes en la mente humana desde el nacimiento. De ahí que se entienda la razón como la fuente primaria del conocimiento humano.

¿Qué es el empirismo?

Empirismo deriva de empeiria, palabra griega que significa «experiencia».

Los filósofos empiristas defendían la tesis de que todas las ideas y conceptos provienen de la experiencia sensorial, de nuestra percepción (tacto, oído, vista, gusto, olfato). Por tanto, para los filósofos del empirismo, las ideas innatas no existen.

Uno de los principales filósofos de esta corriente filosófica, John Locke, decía: «nada está en el intelecto sin haber pasado antes por los sentidos«. Esto significa que cuando el ser humano nace, su mente es como un papel en blanco, o una tabula rasa, sin ningún tipo de idea innata.

Pero si esto es así, ¿de dónde procede el rico y complejo conjunto de ideas que existen en la mente humana? Por experiencia, dice Locke. La experiencia, según él, fundamenta el conocimiento mediante dos operaciones esenciales:

  • Sensación: es la facultad responsable de llevar a la mente humana las percepciones diversas y distintas de las cosas, por lo que depende bastante de los sentidos;
  • Reflexión – que consiste en las operaciones internas de nuestra mente, a través de las cuales se desarrollan las primeras ideas proporcionadas por los sentidos.

En su libro Ensayo sobre el entendimiento humano, Locke afirma:

Afirmo que estos dos, a saber, las cosas materiales externas, como objeto de la sensación, y las operaciones de nuestra propia mente, como objeto de la reflexión, son, en mi opinión, los únicos datos originales de los que se derivan las ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =