Michel de Montaigne

Con la recuperación del conocimiento clásico, gracias al Renacimiento, surgió una preocupación que había ocupado a los escépticos griegos y romanos: con tantas pretensiones de verdad, ¿hay alguna forma válida de distinguirlas? Los escépticos respondieron negativamente, y vemos pruebas de escepticismo en las obras de Francesco Petrarca, Pico della Mirandola y, especialmente, Erasmo de Róterdam. Lutero demostró escepticismo, al menos hacia la filosofía aristotélica y las prácticas religiosas que se habían desarrollado desde la época de Agustín.

Sin embargo, es en la obra de Michel de Montaigne donde encontramos el escepticismo extremo que había presentado antes Pirrón de Elis. En una serie de influyentes ensayos, Montaigne cuestionó la posibilidad misma del conocimiento absoluto y verdadero.

Al igual que Erasmo, sostenía que las teologías católica y protestante eran igualmente indefendibles por motivos racionales y que la única base justificable para una convicción religiosa era la fe.

¿Quién fue Michel de Montaigne?

Michel de Montaigne (1533 – 1592) fue un filósofo y ensayista francés, conocido como el Sócrates francés. Los historiadores de la filosofía lo recuerdan por revivir el antiguo escepticismo griego, pero también por inventar una nueva forma de escritura filosófica.

Durante las guerras religiosas entre católicos y protestantes en Francia, fue amigo y consejero de los líderes de ambos bandos, incluido el líder protestante Enrique de Navarra, que se convirtió al catolicismo y se convirtió en el rey Enrique IV. Montaigne aconsejaba una tolerancia general para todos los creyentes, opinión promulgada por el nuevo rey en el Edicto de Nantes (1598).

Los Ensayos

Los inconclusos pero humorísticos experimentos literarios que proliferan a lo largo de las tres ediciones de sus Essais (Ensayos), su principal obra literaria, pretenden hacer de la inconstancia sistemática, incluso de la incoherencia, una virtud: «la incertidumbre de mi juicio es tan equilibrada – escribió – que me sometería con gusto a la decisión del azar y de los datos.»

En esta obra, desarrolló varios temas de la literatura escéptica y estoica de la antigüedad y, a su singular manera digresiva, presentó la primera declaración completa en tiempos modernos del escepticismo pírrico y el relativismo cultural.

En particular, presentó y modernizó los antiguos argumentos escépticos sobre la falta de fiabilidad de la información obtenida por los sentidos o por la razón, sobre la incapacidad de los seres humanos para encontrar un criterio de conocimiento satisfactorio y sobre la relatividad de las opiniones morales.

Su defensa del escepticismo y el relativismo iba acompañada de un alegato a favor de la aceptación de la religión sobre la base de la sola fe.

El escepticismo de Michel de Montaigne

A diferencia de la mayoría de los humanistas renacentistas anteriores, Michel de Montaigne no glorificaba la racionalidad humana, ni creía que los seres humanos fueran superiores a otros animales, y en esto estaba de acuerdo con Erasmo.

Argumentaba que era la racionalidad humana la que causaba la mayoría de los problemas humanos, como las guerras santas, y que como los animales no humanos carecen de razón, son superiores a los humanos.

Analizó las doctrinas filosóficas más famosas, señaló sus contradicciones y demostró que están abiertas a múltiples interpretaciones. Esto es bastante similar a lo que hizo el filósofo francés Jacques Derrida (1930- 2004), muchos años después.

El escepticismo de Montaigne estimuló una serie de intentos de refutarlo. Por ejemplo, tanto Francis Bacon como René Descartes respondieron a las dudas de Montaigne sobre el conocimiento humano creando sistemas filosóficos que creían impermeables a dichas dudas.

Sobre el conocimiento científico

Michel de Montaigne rechazó la ciencia como medio para obtener un conocimiento fiable porque la «verdad» científica está en constante cambio. Incluso fue más allá de los escépticos griegos y romanos al negar que las simples sensaciones puedan actuar como guías razonables de la vida.

Las sensaciones, decía, son a menudo ilusorias y, aunque no lo fueran, están influidas por nuestras condiciones corporales e historias personales. Debe quedar claro que Montaigne no compartía el optimismo expresado por los primeros humanistas del Renacimiento respecto al potencial humano para marcar una diferencia positiva en el mundo.

Características del Renacimiento

Hubo muchos otros humanistas del Renacimiento. Algunos manifestaron el poder del individuo en el arte (Leonardo da Vinci), otros en la política (Maquiavelo), otros en la educación (Juan Luis Vives) y otros en la literatura (William Shakespeare). El énfasis era siempre el mismo: el individuo.

Se consideraba que la gente tenía la capacidad de cambiar las cosas a mejor, en lugar de limitarse a aceptar el mundo tal y como era o esperar que mejorara. Aunque los humanistas del Renacimiento no aportaron nada nuevo a la filosofía o la psicología, la creencia de que los individuos podían actuar sobre el mundo para mejorarlo favoreció el desarrollo de la ciencia.

Durante el Renacimiento, el arte, la literatura y la arquitectura se beneficiaron, pero la era de la ciencia todavía estaba en el futuro.

NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 6 =