Jenófanes de Colofón

¿Quién fue Jenófanes?

Jenófanes fue un poeta, sabio y filósofo presocrático, nacido hacia el año 570 a.C. en la ciudad griega de Colofón; se calcula que murió con más de 90 años, hacia el 460 a.C.

Jenófanes, a diferencia de los filósofos de Mileto, escribió su obra en verso, pero se conservan pocos fragmentos de ella.

Fue un filósofo errante, dejó su ciudad natal a los 25 años y se fue a las colonias itálicas de Sicilia y el sur de Italia. Incluso a una edad muy avanzada, continuó sus andanzas por el mundo, cantando sus poemas como un aedo.

La preocupación filosófica de Jenófanes no era sólo determinar el principio físico del cosmos (arché) de la misma manera que Anaxímenes o Heráclito. El filósofo de Colofón estaba muy descontento con la forma en que se describían los dioses de la religión griega, por lo que ideó una nueva concepción teológica.

La crítica de Jenófanes a la religión griega

Jenófanes fue un gran crítico de la religión y la teología tradicionales de su época, lo que le llevó a plantear críticas al gran poeta Homero y a Hesíodo, que en aquella época era el principal educador de Grecia. Su crítica a la teología homérica influyó en pensadores como Heráclito.

Jenófanes criticó dos aspectos de los dioses griegos:

  • la inmoralidad constante;
  • la naturaleza antropomórfica de los dioses;

Jenófanes no aprobaba en absoluto todas las inmoralidades que se atribuían a los dioses en las obras de Homero y Hesíodo. Tampoco veía con buenos ojos la forma humana con la que se describía a los dioses.

Para él, era absurdo concebir que los dioses tuvieran las mismas características psicológicas humanas, como las pasiones, la ira, la envidia, la mentira, etc. Jenófanes dijo:

Hesíodo y Homero atribuían a los dioses características y comportamientos vergonzosos y censurables, el adulterio, el robo, la mentira, etc.

Contra el antropomorfismo, Jenófanes afirmaba que si los animales podían crear imágenes de los dioses, los crearían en forma de animales, al igual que los etíopes, que eran negros y de nariz chata, imaginaban a sus dioses negros y de nariz chata. Los tracios, que eran pelirrojos y tenían los ojos azules, también concibieron a sus dioses con las mismas características. Concluye, por tanto, que todo intento de representar lo divino es subjetivo y carece de valor, debiendo abandonarse toda teología homérica.

Sin duda, la crítica de Jenófanes tuvo un gran impacto en la sociedad griega, ya que desafió a los dioses tradicionales, así como a los poetas y cantantes que eran prácticamente los maestros de la educación griega.

Para reforzar su crítica, Jenófanes refutó las explicaciones míticas de los fenómenos naturales. El arco iris, por ejemplo, no lo hizo la diosa Iris, sino «una nube, púrpura, violeta, verde para contemplar».

Jenófanes sobre el concepto de Dios

Sin duda, con Jenófanes hubo una innovación sobre el concepto de Dios. Después de él, los pensadores dudaron en atribuir a los dioses esas antiguas concepciones e ideas.

Para Jenófanes, Dios se identifica con el cosmos, es Uno, no generado, inmóvil y eterno, superior entre todos los dioses y hombres; no tiene forma ni características psicológicas típicamente humanas. Dice en uno de los fragmentos:

Un dios, el más grande entre todos los dioses y hombres, en nada se parece a los hombres, ni en su forma física ni en su pensamiento/ Todo lo ve, todo lo piensa y todo lo oye/ Permanece siempre en el mismo lugar, no se mueve; ni va a distintos lugares en distintos momentos, sino que sacude sin esfuerzo todas las cosas con el pensamiento de su espíritu

¿Cuál es el arché de Jenófanes de Colofón?

El arché, para Jenófanes, era la tierra. Dijo:

«Todo procede de la tierra y en la tierra termina/Todo lo que nace y crece es tierra y agua/Todos nacemos de la tierra y del agua».

Sin embargo, su arché no abarca todo el cosmos, sino sólo nuestra tierra. Para él, el cosmos es eterno e incorruptible.

NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =