Friedrich Nietzsche

Biografía de Nietzsche

Friedrich Wilhelm Nietzsche (1844-1900), nacido el 15 de octubre cerca de Leipzig, era hijo de un pastor luterano y nieto de dos clérigos. Nietzsche tenía cinco años cuando murió su padre, y creció en un hogar formado por su madre, su hermana, dos tías solteras y su abuela.

Fue un niño ejemplar y un excelente estudiante; a los 10 años ya había escrito varias obras de teatro y compuesto música. A los 14 años ingresó en el famoso internado de Pforta, donde la religión fue una de sus mejores asignaturas; también destacó en el estudio de la literatura griega y romana. En 1864 ingresó en la Universidad de Bonn, donde expresó su disgusto por el terrible comportamiento de sus compañeros.

Cuando su profesor favorito, Friedrich Ritschl, fue trasladado de Bonn a la Universidad de Leipzig, Nietzsche le siguió. La época de estudiante de Nietzsche terminó cuando, a los 24 años, aceptó una oferta que recibió de la Universidad de Basilea para enseñar filología clásica (el estudio de la lengua y el pensamiento antiguos) antes incluso de haberse doctorado. Enseñó en Basilea durante 10 años antes de que los problemas de salud le obligaran a jubilarse a los 35 años. Sus libros más influyentes se produjeron después de su retiro académico.

Nietzsche y Lou Salomé

En abril de 1882, a la edad de 37 años, Nietzsche inició una relación con Lou Salomé, la atractiva e inteligente hija de 21 años de un general ruso. Nietzsche consideraba a Lou como su compañera intelectual y se imaginaba continuando la obra de su vida con ella. Le propuso matrimonio dos veces, una a través de un amigo y otra directamente. En ambos casos, Lou dijo que no. A partir de esta experiencia, comenzó a trabajar en Así habló Zaratustra.

Algunos ven una relación entre el rechazo de Nietzsche a Lou Salomé y el tono de Zaratustra. Lou Salome acabó casándose con Friedrich Carl Andreas, un orientalista. Más adelante, Lou Salome se interesó por el psicoanálisis y se convirtió en uno de los amigos y discípulos más apreciados de Freud.

A partir de 1880, aproximadamente, Nietzsche se aisló cada vez más de la vida cotidiana. En la mañana del 3 de enero de 1889, vio a un hombre golpeando a su caballo. En solidaridad, él, entre lágrimas, se echó los brazos al cuello del caballo y luego se desplomó. Más tarde fue llevado a un manicomio donde comenzó a identificarse como el Duque de Cumberland, el Kaiser, Dionisio, «El Crucificado» e incluso Dios.

El estado de Nietzsche continuó durante 11 años. Murió el 25 de agosto de 1900, pocas semanas antes de cumplir 56 años. Fue enterrado en su ciudad natal, en el cementerio de la iglesia donde su padre lo había bautizado.

Obras

Nietzsche escribió:

  • El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música
  • Humano, demasiado humano
  • Aurora
  • La gaya ciencia
  • Así habló Zaratustra
  • Más allá del bien y del mal
  • La genealogía de la moral
  • El ocaso de los ídolos
  • El Anticristo
  • El caso Wagner
  • Ecce homo
  • Voluntad de poder

Los aspectos apolíneos y dionisíacos de la naturaleza humana

Nietzsche creía que hay dos aspectos principales de la naturaleza humana, el apolíneo y el dionisiaco.

  • El aspecto apolíneo de la naturaleza humana representa nuestro lado racional, nuestro deseo de tranquilidad, previsibilidad y orden.
  • El aspecto dionisiaco de la naturaleza humana representa nuestro lado irracional, nuestra atracción por el caos creativo y las experiencias apasionadas y dinámicas.

Según Nietzsche, el mejor arte y la mejor literatura reflejan una fusión de estas dos tendencias, y la mejor vida refleja una pasión controlada. Nietzsche creía que la filosofía occidental había enfatizado el intelecto y minimizado las pasiones humanas, y el resultado era un racionalismo sin vida.

Nietzsche veía como uno de sus principales objetivos la resurrección del espíritu dionisíaco. No te limites a vivir, dijo, vive con pasión. No vivas una vida planificada y ordenada; asume riesgos. Incluso los fracasos que pueden derivarse de la asunción de riesgos pueden utilizarse para mejorar el crecimiento personal. Así que lo que defendía no era una vida totalmente irracional y apasionada, sino una vida de pasión razonable, una vida digna tanto de Apolo como de Dionisio.

La muerte de Dios

En La gaya ciencia, Nietzsche hace que un loco proclame que «Dios ha muerto» y lo aclama como uno de los acontecimientos más significativos de la historia de la humanidad. Cuando la gente le ignora, el loco concluye: «Soy demasiado pronto…. Todavía no ha llegado mi hora». Nietzsche se preguntó: «¿El hombre es sólo uno de los errores de Dios? ¿O acaso Dios es sólo uno de los hombres?».

En cualquier caso, Nietzsche anunció que Dios había muerto y que nosotros lo habíamos matado. Con «nosotros» se refería a los filósofos y científicos de su tiempo. Porque nosotros, los humanos, que durante tanto tiempo habíamos confiado en Dios para el sentido último de la vida y para nuestras concepciones de la moral, estamos perdidos ahora que él ha muerto. ¿Dónde buscamos ahora el sentido? ¿Por los ideales morales?

Los mismos filósofos y científicos que mataron a Dios también han quitado el propósito del universo, como se encuentra en la filosofía teleológica de Aristóteles, y despojaron a los humanos de cualquier lugar especial en el mundo. La teoría evolutiva, por ejemplo, ha demostrado que los humanos tienen el mismo origen inferior que los demás organismos vivos y comparten el mismo destino: la muerte. Además, los principios evolutivos no tienen ninguna finalidad. La selección natural significa simplemente que los organismos que poseen características que permiten la adaptación al medio ambiente sobrevivirán y se reproducirán. Así, el ser humano no puede ni siquiera enorgullecerse o encontrar un sentido al hecho de haber sobrevivido más tiempo o de forma diferente a otras especies. La evolución no implica en absoluto una mejora.

Nietzsche describió la teoría darwiniana como «verdadera pero mortal». La astronomía también ha demostrado que el ser humano no ocupa un lugar especial en el universo. La Tierra es simplemente una bola de arcilla de tamaño medio que gira alrededor de uno de los cientos de miles de millones de soles.

Así, no hay ningún Dios que se ocupe de nosotros, nuestra especie no ocupa ninguna posición significativa en el reino animal, y la tierra no es más que otro cuerpo celeste sin sentido. Con la muerte de Dios llegó la muerte de sus sombras (metafísica). Sin la religión, la ciencia y la metafísica, el ser humano queda en una «tabla rasa cósmica» sin principios ni fuerzas trascendentales que lo guíen.

El perspectivismo de Nietzsche

Según Nietzsche, la ausencia de estas fuentes tradicionales de sentido y moral significa que los seres humanos están solos.

Para Nietzsche, no hay verdades abstractas que esperen ser descubiertas por todos; sólo hay perspectivas individuales. Incluso las diversas filosofías que se han creado a lo largo del tiempo deben entenderse como elaboraciones de perspectivas individuales: «toda gran filosofía ha sido hasta ahora: la confesión personal de su autor, una especie de memorias involuntarias e inadvertidas». Así, según Nietzsche, todas las filosofías, incluida la suya, son autobiográficas.

El perspectivismo de Nietzsche se oponía directamente a la filosofía de la Ilustración y es considerado por muchos como el precursor del posmodernismo.

Opiniones x Convicciones

En «Humano, demasiado humano», Nietzsche decía:

Las convicciones son enemigos más peligrosos de la verdad que las mentiras.

Definió la convicción como la «creencia en la posesión de una verdad absoluta sobre cualquier tema de conocimiento». Son, según Nietzsche, convicciones que han hecho que innumerables seres humanos se sacrifiquen a lo largo de la historia.

En el ámbito de la religión, las convicciones son comunes e incuestionables para quienes las albergan porque «permitir que les arranquen su creencia significaba probablemente poner en duda su salvación eterna».

Los dictámenes son diferentes porque son provisionales, impugnables y fácilmente modificables a la luz de nuevos datos. En otras palabras, se cree que las convicciones reflejan la Verdad y las opiniones la verdad; las convicciones reflejan la certeza, las opiniones la probabilidad. Según Nietzsche, son las convicciones las que provocan el fanatismo, no las opiniones.

Superhombre

La voluntad de poder es la tendencia a obtener el dominio de uno mismo y de su destino. La voluntad de poder hace que una persona busque nuevas experiencias y, en última instancia, alcance su máximo potencial. Ese crecimiento individual no puede (o no debe) ser inhibido por la moral convencional y, por tanto, debe ir «más allá del bien y del mal«.

Según Nietzsche, las personas que se acercan a su máximo potencial son superhombres porque la moral estándar no rige sus vidas. En cambio, se elevan por encima de esa moral y viven vidas independientes y creativas. Declaró que «todos los dioses han muerto: ahora queremos que el superhombre viva».

La noción de superhombres fue la respuesta de Nietzsche al dilema moral y filosófico del ser humano. El sentido y la moral de la vida provienen de uno mismo. Los individuos sanos y fuertes buscan la autoexpansión a través de experiencias, viviendo peligrosamente. La vida se compone de un número casi infinito de posibilidades, y la persona sana (el superhombre) explora el mayor número posible de ellas.

Las religiones o filosofías que enseñan la piedad, la humildad, la sumisión, el autodesprecio, el autocontrol, la culpa o el sentido de comunidad son simplemente incorrectas. Por otra parte, admiraba mucho a los antiguos cínicos y se refería a ellos con frecuencia en sus obras. Lo que apreciaba especialmente del cinismo era su crítica a la moral convencional.

Para Nietzsche, la buena vida es siempre cambiante, desafiante, sin remordimientos, intensa, creativa y arriesgada. Es la superación de uno mismo. Actuar según la voluntad de poder significa vivir una vida de llegar a ser más de lo que se era, una vida de continua auto-renovación. La ciencia, la filosofía y, sobre todo, la religión sólo pueden ahogar la buena vida, la vida del superhombre.

Hay que evitar activamente cualquier punto de vista que promueva la conformidad del rebaño frente a la individualidad. Nietzsche creía que la civilización represiva es la causa principal de la angustia mental en los seres humanos, una creencia que más tarde compartió Freud.

El sentido de la vida, pues, está en el individuo, y los audaces, los superhombres, lo encontrarán allí: «¡Sólo atrévete a creer en ti mismo, en ti y en tus entrañas! El que no cree en sí mismo siempre miente». Para ser un superhombre, hay que ser necesariamente intensamente individualista; y sin embargo, todos los superhombres tienen en común la misma filosofía de vida: «Yo soy Zaratustra el malvado. ¿Dónde encontraré a otro como yo? Iguales a mí son todos aquellos que por sí mismos definen su voluntad y se liberan de toda resignación.»

NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 13 =