Escepticismo

El escepticismo es una doctrina que, dudando de la capacidad de los sentidos y de la razón para proporcionar el conocimiento de la naturaleza de las cosas, propugnaba la suspensión del juicio. Los filósofos escépticos atacaron todas las filosofías que eran dogmáticas, es decir, que pretendían haber descubierto la verdad.

No parece haber forma, decían, de penetrar más allá de las «apariencias» en el conocimiento de los objetos externos. La percepción sensorial da datos contradictorios y no hay ningún criterio en la propia sensación para distinguir las impresiones verdaderas de las falsas. Tampoco existe ningún criterio de juicio correcto, y el intento de encontrar uno debe conducir a una regresión infinita. Por lo tanto, debemos retener nuestro juicio.

La suspensión del juicio (Epoché)

Los escépticos creían que los argumentos a favor y en contra de cualquier doctrina filosófica eran igualmente convincentes. Como todas las verdades parecen ambiguas, los escépticos abogaban por la suspensión del juicio, en griego: epoché.

Los filósofos que defendieron el escepticismo observaron que podían evitar la frustración de estar equivocados simplemente no creyendo nada. Al abstenerse de emitir juicios sobre las cosas que no podían ser verdaderamente comprendidas, los escépticos buscaban una vida de «quietud», «tranquilidad» o «imperturbabilidad». Los dogmáticos, decían, viven una vida de frustración.

La guía de la vida de los escépticos

Si la «verdad» no era la guía de los filósofos escépticos para vivir, ¿qué era entonces?

Los filósofos del escepticismo tenían dos guías básicas para vivir:

  • Apariencias: por apariencias, los pensadores del escepticismo entendían las simples sensaciones y sentimientos.
  • Convenciones: las convenciones, a su vez, eran las tradiciones, leyes y costumbres de la sociedad.

Los defensores del escepticismo reconocían, por ejemplo, la existencia de cosas con sabor dulce o amargo, pero la esencia de la «dulzura» o la «amargura» estaba más allá de su comprensión y, por tanto, de su preocupación.

Reconocían que diversas acciones producían placer o dolor, pero los conceptos de bondad o maldad moral estaban fuera de su alcance. En general, las apariencias (sensaciones y emociones básicas) eran aceptables como guías para la vida, pero los juicios o interpretaciones de las apariencias no lo eran. Su voluntad de vivir de acuerdo con las convenciones sociales era una extensión de su filosofía de sentido común.

Escepticismo: ¿cuándo surgió?

Pirrón de Elis (360-270 a.C.) es considerado el fundador del escepticismo. Sin embargo, no existen escritos de Pirro, y la mayor parte de lo que se conoce de sus ideas proviene de su discípulo Sexto Empírico, que escribió Esbozos Pirrónicos en el siglo III d.C. Para Pirrón, la filosofía era un arte práctico cuyo objetivo era el desapego y la paz mental (ataraxia). Este objetivo no podrá alcanzarse si no se abandona la inevitablemente frustrante búsqueda de la verdad.

Pirrón fue el filósofo que fundó el escepticismo
Pirrón, considerado el padre del escepticismo.

Algunos escépticos, por ejemplo Arcesilao (315 a.C.- 240 a.C.), concluyeron que, dado que no se puede obtener la certeza, debemos conformarnos con la probabilidad, y Carnéades sugirió que la consistencia de la creencia era una medida de la fiabilidad, que cuanto más sistemático fuera el cuerpo de creencias de uno, más razones había para confiar en él.

Sexto Empírico, que era médico y escéptico, veía el dogmatismo como una forma de enfermedad que debía ser curada. Algunas formas de dogmatismo eran «enfermedades graves» y necesitaban un tratamiento potente (refutación rigurosa), y otras eran menos graves y podían tratarse con remedios más suaves (con argumentos menos contundentes).

Los lógicos antiaristotélicos y antiescolásticos del Renacimiento prepararon el camino a los escépticos más radicales del siglo XVI, cuyo representante más ilustre fue Michel de Montaigne.

El principal objetivo de ataque de los escépticos era el dogmatismo. Para ellos, un dogmático era cualquiera que afirmaba haber llegado a una verdad indiscutible.

Los defensores del escepticismo no eran dogmáticos en sus creencias, sin embargo, decían: «Así es como nos parecen las cosas o así es como me parecen a mí«. No estaban afirmando o negando ninguna creencia; simplemente afirmaban que no conocían ningún criterio fiable para distinguir entre las distintas afirmaciones de la verdad.

Los escépticos sostenían «que nadie podía saber nada en absoluto; y con una coherencia encomiable pasaron a negar que ellos mismos conocieran este hecho angustioso«.

¿Cuáles son los tipos de escepticismo?

Los dos tipos principales de escepticismo son:

  • Moderado: que generalmente cuestiona los métodos de investigación;
  • Radical: que afirma que el ser humano no puede saber absolutamente nada;

La duda sobre los métodos puede ser radical, partiendo de la base de que no hay una forma infalible de obtener conocimientos y que todos los métodos han fallado en algún momento. Pero lo más habitual es que el escepticismo sobre los métodos sea moderado y deprecie la fiabilidad de una fuente de conocimiento reconocida.

Se han utilizado argumentos escépticos para negar que podamos obtener conocimiento de cualquier asunto de hecho empírico, del mundo externo de los objetos materiales, de las mentes de los demás, del pasado, del futuro, de la naturaleza en su conjunto, de los valores y de cualquier objeto de especulación religiosa o metafísica que esté más allá de la experiencia sensorial.

El escéptico puede admitir que los objetos externos existen, pero niega que podamos saber más que eso sobre ellos. La posición de Kant sobre las cosas-en-sí es escéptica en este sentido, como lo es la del escepticismo inductivo sobre las leyes de la naturaleza. 

NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 5 =