¿Qué es el dualismo cartesiano? El problema mente-cuerpo

Descartes creía que todos los comportamientos y procesos internos de los animales podían explicarse mecánicamente, al igual que muchos comportamientos y procesos internos humanos.

Sin embargo, hay una diferencia importante entre los humanos y los demás animales. Sólo los humanos poseían una mente que proporcionaba conciencia, libre elección y racionalidad. Además, la mente era no física y el cuerpo, físico, es decir, el cuerpo ocupa espacio, la mente no.

En el proceso de llegar al primer principio de su filosofía – «Pienso, luego existo«- Descartes creyó descubrir que la mente era inmaterial. Descartes describió lo que dedujo de este primer principio:

Entonces, examinando cuidadosamente lo que yo era, y viendo que podía pretender que no tenía cuerpo, y que no había mundo, ni lugar alguno en el que yo existiera, pero que no podía por ello pretender que no existía; y que, por el contrario, del hecho mismo de que yo pensara en dudar de la verdad de otras cosas, se seguía muy evidente y muy ciertamente que yo existía; mientras que si sólo dejara de pensar, aunque todo lo demás que había imaginado fuera cierto, no tendría ninguna razón para creer que existiera; por eso reconocí que era una sustancia, cuya única esencia o naturaleza es pensar, y que, para existir, no necesita ningún lugar ni depende de ninguna cosa material. De modo que este yo, es decir, el alma por la que soy lo que soy, es enteramente distinto del cuerpo, e incluso más fácil de conocer que él, y, aunque el cuerpo no existiera, no dejaría de ser todo lo que es

¿Qué es el dualismo cartesiano?

Al afirmar que la mente no física podía influir en el cuerpo físico, Descartes abordó el viejo problema de la relación mente-cuerpo.

Sostuvo que los seres humanos tienen un cuerpo que funciona según principios físicos y una mente que no está subordinada a estos principios, y sin embargo ambos interactúan (se influyen mutuamente).

En cuanto al problema mente-cuerpo, Descartes era un dualista, y el tipo de dualismo que suscribía era el interaccionismo, a veces denominado dualismo cartesiano. La cuestión, por supuesto, es cómo se produce esta interacción.

Como la mente se consideraba no física, no se podía localizar en ningún sitio. Descartes creía que la mente impregna todo el cuerpo. Que la mente no está alojada en el cuerpo como el capitán en el barco lo demuestra el hecho de que nuestras experiencias sensoriales adornan nuestras experiencias cognitivas -con colores, por ejemplo- y el hecho de que sentimos conscientemente estados corporales como el hambre, la sed y el dolor.

Ninguna de estas experiencias o sentimientos sería posible si la mente no estuviera íntimamente relacionada con el cuerpo.

Aun así, Descartes buscó un lugar donde la mente ejerciera su influencia sobre el cuerpo. Buscó una estructura en el cerebro porque el cerebro almacenaba los espíritus de los animales.

Además, la estructura tenía que ser unitaria porque nuestra experiencia consciente, aunque a menudo resulta de la estimulación procedente de los dos ojos o los dos oídos, es unitaria. Por último, la estructura tenía que ser exclusivamente humana porque sólo los humanos poseen una mente.

La glándula pineal

Descartes eligió la glándula pineal porque estaba rodeada de espíritus animales (lo que ahora llamamos líquido cefalorraquídeo), no estaba duplicada como otras estructuras cerebrales y (creía erróneamente) sólo se encontraba en el cerebro humano.

Era a través de la glándula pineal que la mente deseaba que el cuerpo actuara o inhibiera la acción. Cuando la mente deseaba que ocurriera algo, estimulaba la glándula pineal, que a su vez estimulaba las áreas cerebrales apropiadas, haciendo que los espíritus animales fluyeran a varios músculos y provocando así el comportamiento deseado.

Las emociones

Como la mente es libre, puede inhibir o modificar el comportamiento reflejo que el entorno provocaría mecánicamente. Las emociones están relacionadas con la cantidad de espíritus animales implicados en una respuesta; cuantos más espíritus animales, más fuerte es la emoción.

Las emociones se experimentan conscientemente como pasiones, como el amor, la admiración, el odio, el deseo, la alegría, la ira o la tristeza. Según Descartes, la voluntad puede y debe controlar las pasiones para que resulte una conducta virtuosa. Si, por ejemplo, se experimenta ira y el comportamiento de ira es apropiado, la mente permitirá o incluso facilitará dicho comportamiento. Sin embargo, si ese comportamiento se considera inapropiado, la mente intentará inhibirlo. En el caso de una pasión intensa, la voluntad puede ser incapaz de evitar el comportamiento reflexivo y la persona actuará de forma irracional.

Cómo citar este artículo

APA:
Vieira, S. (2022, febrero 10). ¿Qué es el dualismo cartesiano? El problema mente-cuerpo. Filosofia do Início. Recuperado de https://filosofiadoinicio.com/es/el-dualismo-cartesiano/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *