Julien de La Mettrie

Julien de La Mettrie fue un filósofo materialista francés que causó gran controversia en su época. Era conocido por su defensa del determinismo, el ateísmo y el hedonismo, y por su creencia de que la mente humana no era más que un fenómeno puramente físico. Sus escritos e ideas, considerados extremadamente radicales para la época, provocaron la ira de la Iglesia y de otros filósofos, y muchos de sus libros fueron prohibidos o quemados públicamente.

A pesar de la controversia que rodeó su obra, La Mettrie es recordado hoy como uno de los principales representantes del movimiento materialista en la filosofía francesa del siglo XVIII. Fue uno de los primeros en defender que los seres humanos no poseen un alma inmortal y que todo lo que existe en la mente es el resultado de la actividad del cerebro. Su obra más famosa, «El hombre máquina», se considera un hito en la historia del materialismo e influyó en muchos filósofos posteriores, incluidos los pensadores de la Ilustración y el materialismo científico.

Biografía

Julien de La Mettrie (1709-1751) nació el 25 de diciembre. Su padre pretendía que se hiciera sacerdote hasta que un médico local le dijo que un médico mediocre estaría mejor pagado que un buen sacerdote.

Tras obtener el título de médico, La Mettrie pronto se hizo un nombre en la comunidad médica, escribiendo artículos sobre temas como las enfermedades venéreas, el vértigo y la viruela. En 1742 fue nombrado médico del regimiento de guardias que participaba en la guerra entre Francia y Austria. Durante una campaña militar, La Mettrie contrajo una violenta fiebre; a medida que mejoraba, comenzó a reflexionar sobre la relación entre la mente y el cuerpo.

Al recuperarse de su enfermedad, La Mettrie escribió La historia natural del alma (Histoire Naturelle de l’Âme), en la que subrayaba que la mente está mucho más estrechamente relacionada con el cuerpo de lo que Descartes había supuesto. Si la mente está completamente separada del cuerpo e influye en él sólo cuando lo desea, ¿cómo se pueden explicar los efectos de cosas como el vino, el café, el opio o incluso una buena comida sobre los pensamientos? La Mettrie fue uno de los primeros filósofos modernos en sugerir que «somos lo que comemos». Lo escribió en una de sus obras:

La carne cruda hace feroces a los animales, y tendría el mismo efecto en el hombre. Esto es tan cierto, que los ingleses que comen carne roja y sangrienta, y no tan bien hecha como la nuestra, parecen participar en mayor o menor grado del salvajismo debido a esa clase de comida, y a otras causas que sólo la educación puede impedir. Este salvajismo crea en el alma orgullo, odio, desprecio de otras naciones, indocilidad y otros sentimientos que degradan el carácter, así como la comida pesada hace embotada y pesada una mente, cuyos rasgos habituales son la pereza y la indolencia.

El hombre máquina

Para La Mettrie, estaba claro que todo lo que influye en el cuerpo influye en los llamados procesos del pensamiento, pero La Mettrie fue más allá. Creía que en el universo no hay nada más que materia y movimiento. Las sensaciones y los pensamientos tampoco son más que movimientos de partículas en el cerebro. Así pues, La Mettrie, al igual que Hobbes y Gassendi, era un materialista.

El libro de La Mettrie Historia natural del alma fue duramente criticado por el clero francés. Los sentimientos contra él fueron tan intensos que se vio obligado a exiliarse a Holanda. Allí escribió su obra más famosa, El hombre máquina (1748). Este libro disgustó tanto al clero holandés que La Mettrie también se vio obligado a abandonar Holanda. Afortunadamente, Federico II el Grande le ofreció una pensión y refugio en Berlín. Allí, La Mettrie siguió escribiendo sobre temas médicos hasta su muerte, el 11 de noviembre de 1751, a la edad de 41 años.

El hombre máquina de La Mettrie

La Mettrie creía que Descartes era un mecanicista, incluso en lo que se refería a los humanos, y que sus pensamientos publicados sobre Dios y el alma estaban diseñados para ocultar sus verdaderos sentimientos al clero y salvarse de la persecución. En cualquier caso, La Mettrie creía que si Descartes hubiera seguido su propio método, habría llegado a la conclusión de que los humanos, al igual que los animales no humanos, eran autómatas (máquinas). La Mettrie decidió entonces corregir el malentendido de Descartes sobre los humanos o hacer lo que Descartes quería hacer, pero se abstuvo de hacer por miedo a la persecución.

La Mettrie concluyó su libro El hombre máquina con la siguiente afirmación:

Concluyamos entonces audazmente que el hombre es una máquina, y que en todo el universo sólo hay una única sustancia modificada de manera diferente.

La única sustancia, por supuesto, era la materia, y esta creencia de que todas las cosas existentes, incluidos los seres humanos, consisten en materia y nada más hace de La Mettrie un monista físico.

Para La Mettrie, creer en la existencia de un alma inmaterial era simplemente una tontería. Según La Mettrie, sólo un filósofo que no fuera al mismo tiempo médico podía postular la existencia de un alma inmaterial independiente del cuerpo. La abrumadora evidencia de la dependencia de los llamados eventos mentales de los estados corporales de que disponían los médicos les impediría abrazar el dualismo.

Diferencia entre animales humanos y no humanos

La Mettrie equiparó la inteligencia y algunos rasgos de la personalidad con el tamaño y la calidad del cerebro.

Si los humanos pueden considerarse superiores a los animales no humanos, es por la educación y el desarrollo del lenguaje. Dado que el cerebro de los primates es casi tan grande y complejo como el nuestro, se deduce que si los primates pudieran aprender el lenguaje, se parecerían a los humanos en casi todos los aspectos. La pregunta es: ¿pueden los primates aprender un lenguaje? dice La Mettrie:

Entre los animales, algunos aprenden a hablar y a cantar; recuerdan las melodías y tocan las notas como un músico. Otros, por ejemplo el mono, muestran más inteligencia, pero no pueden aprender música. ¿Cuál es la razón de esto, excepto algún defecto en los órganos del habla? En una palabra, ¿sería absolutamente imposible enseñar un idioma al mono? No lo creo.

El hombre máquina

Por lo tanto, con el entrenamiento adecuado, los humanos y los simios pueden llegar a parecerse notablemente.

Según La Mettrie, la inteligencia estaba influida por tres factores:

  1. tamaño del cerebro
  2. complejidad cerebral
  3. educación

La inteligencia de los humanos suele ser superior a la de otros animales porque tenemos cerebros más grandes y complejos y porque estamos mejor educados. Sin embargo, por educación, La Mettrie no entiende sólo la instrucción explícita, sino también los efectos de la experiencia cotidiana, por ejemplo, nuestras interacciones con otras personas.

Decir que los humanos son moralmente superiores a los animales no humanos es ignorar las actividades humanas más obscenas, como el canibalismo, el infanticidio y las guerras. La religión, basada en la creencia en un ser supremo, ciertamente no ha mejorado la condición humana. Es posible, según La Mettrie, que el ateísmo anime a los humanos a ser más humanos.

En cualquier caso, los humanos sólo se diferencian de los animales no humanos en grado, no en especie: «El hombre no está moldeado a partir de una arcilla más cara; la naturaleza sólo ha utilizado una masa y sólo ha variado la levadura». Y esta observación se hizo más de 100 años antes de que Darwin publicara El origen de las especies.

Materialismo y un mundo mejor

Según La Mettrie, la creencia en la unicidad del ser humano y en Dios no sólo es incorrecta, sino también responsable de la miseria generalizada. Los seres humanos estarían mucho mejor servidos si aceptaran su continuidad con el mundo animal. Es decir, deberíamos aceptar el hecho de que, al igual que otros animales, los humanos son máquinas, máquinas complejas, pero máquinas al fin y al cabo.

La Mettrie se atrevió a discutir abiertamente ideas que muchos filósofos de la época mantenían en privado. Al hacerlo, ofendió a muchas personas poderosas. Aunque está claro que influyó en muchos pensadores posteriores, sus obras rara vez se citaban o su nombre ni siquiera se mencionaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − once =