Cualidades primarias y secundarias según Locke

La distinción entre cualidades primarias y secundarias es la que hicieron algunos pensadores griegos, y más tarde Galileo, entre lo que está presente físicamente y lo que se experimenta psicológicamente. Sin embargo, fue el amigo y maestro de Locke, Robert Boyle, quien introdujo los términos cualidades primarias y cualidades secundarias, y Locke tomó prestados los términos de él.

¿Qué son las cualidades primarias y las secundarias?

Las cualidades primarias y secundarias se han definido de dos maneras distintas a lo largo de los siglos.

Una forma ha sido definir las cualidades primarias como atributos de la realidad física y las secundarias como atributos de la realidad subjetiva o psicológica. Es decir, las cualidades primarias se refieren a los atributos reales de los objetos o acontecimientos físicos, pero las cualidades secundarias se refieren a experiencias psicológicas que no tienen equivalentes en el mundo físico.

Para Boyle y Locke, tanto las cualidades primarias como las secundarias se referían a características del mundo físico; lo que las distinguía era el tipo de experiencia psicológica que provocaban.

Siguiendo a Boyle, Locke denominó cualidad a cualquier aspecto de un objeto físico que tuviera el poder de producir una idea. Las cualidades primarias tienen el poder de crear en nosotros ideas que corresponden a los atributos físicos reales de los objetos físicos, por ejemplo, las ideas de solidez, extensión, forma, movimiento o reposo y cantidad.

Con las cualidades primarias, existe una correspondencia entre lo que está presente físicamente y lo que se experimenta psicológicamente. Las cualidades secundarias de los objetos también tienen el poder de producir ideas, pero las ideas que producen no se corresponden con nada del mundo físico. Las ideas producidas por las cualidades secundarias incluyen las del color, el sonido, la temperatura y el sabor.

Tanto las cualidades primarias como las secundarias producen ideas. En el caso de las cualidades primarias, el estímulo físico es lo suficientemente importante como para que una idea se corresponda con el atributo físico que la ha provocado. Sin embargo, con las cualidades secundarias, sólo son fracciones (partículas diminutas) de los cuerpos físicos las que nos estimulan. Esta estimulación fraccionada emana del cuerpo físico que nos estimula, pero nuestro aparato sensorial no es lo suficientemente refinado como para notar la naturaleza física de dicha estimulación. En cambio, experimentamos algo psicológicamente que no está presente (como tal) físicamente. La diferencia entre las ideas causadas por las cualidades primarias y secundarias se reduce, pues, a la agudeza de los sentidos.

La paradoja de la cuenca de Locke

La paradoja de la cuenca de Locke demostró dramáticamente la naturaleza de las ideas causadas por cualidades secundarias.

Supongamos la siguiente pregunta: ¿es la temperatura una característica del mundo físico? En otras palabras, ¿no es seguro suponer que los objetos del mundo físico son calientes o fríos o algo intermedio? Visto así, la temperatura sería una cualidad primordial.

Locke pidió a sus lectores que tomaran tres palanganas de agua: una con agua fría (palangana A), otra con agua caliente (palangana B) y otra con agua tibia (palangana C). Si una persona coloca una mano en la palangana A y la otra en la palangana B, una mano se sentirá caliente y la otra fría, lo que apoya la afirmación de que el calor y el frío son propiedades del agua (es decir, que la temperatura es una cualidad primaria). A continuación, Locke indicó al lector que introdujera ambas manos en la palangana C, que contiene el agua caliente. Para la mano que ha estado previamente en la palangana A (agua fría), el agua de la palangana C se calentará; para la mano que ha estado previamente en la palangana B (agua caliente), el agua parecerá fría, aunque la temperatura del agua de la palangana C sea físicamente la misma para ambas manos.

Así, Locke demostró que la experiencia del frío y del calor dependía de la persona que lo experimentaba y que, por tanto, la temperatura reflejaba cualidades secundarias.

Para Locke, lo importante era que algunas de nuestras experiencias psicológicas reflejaban el mundo físico tal y como era realmente (aquellas experiencias causadas por cualidades primarias) y otras no (aquellas experiencias causadas por cualidades secundarias). No dijo, como Galileo, que la realidad subjetiva era inferior a la física. Para Locke, la realidad subjetiva podía ser estudiada tan objetivamente como la realidad física, y se propuso hacerlo.

NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =