Auguste Comte

Biografía de Auguste Comte

Auguste Comte (1798-1857), nacido en la ciudad francesa de Montpellier el 19 de enero, creció en el periodo de gran agitación política que siguió a la Revolución Francesa de 1789-1799. En agosto de 1817, Comte conoció al filósofo social Henri de Saint-Simon (1760-1825), que hizo que Comte pasara de ser un ardiente defensor de la libertad y la igualdad a un defensor de una visión más elitista de la sociedad. Los dos hombres colaboraron en varios ensayos, pero tras una agria discusión, se separaron en 1824.

En abril de 1826, Comte comenzó a dar conferencias en su casa sobre su filosofía positivista, es decir, el intento de utilizar los métodos de las ciencias físicas para crear una ciencia de la historia y del comportamiento social humano. A sus conferencias asistieron varias personas distinguidas, pero después de sólo tres conferencias, Comte sufrió una grave crisis mental. Aunque fue tratado en un hospital durante un tiempo, cayó en una profunda depresión e incluso intentó suicidarse. No pudo reanudar sus clases hasta 1829.

Los problemas financieros, la falta de reconocimiento profesional y las dificultades matrimoniales se combinaron para llevar a Comte de nuevo al aislamiento. Entre 1830 y 1842, se dedicó principalmente a escribir su obra en seis volúmenes, Cours de Philosophe Positive (Curso de Filosofía Positiva, 1830-1842). El Cours de Comte fue traducido al inglés por la filósofa-feminista Harriet Martineau (1802-1876) en 1853. A raíz del Cours, Comte comenzó a atraer a algunos admiradores, entre ellos John Stuart Mill. Sin embargo, poco después de la publicación de Cours, la esposa de Comte lo abandonó.

En 1844 conoció y se enamoró de Clotilde de Vaux y, aunque ella murió de tuberculosis poco después de conocerse, prometió dedicar el resto de su vida a su memoria. Poco después, comenzó a escribir Système de Politique Positive (Sistema de Política Positiva), en el que Comte introdujo su religión de la humanidad.

El positivismo de Comte

Según Comte, lo único de lo que podemos estar seguros es de lo que es públicamente observable, es decir, de las experiencias sensoriales que se pueden compartir con otros individuos. Los datos de la ciencia son observables públicamente y, por tanto, se puede confiar en ellos. Por ejemplo, las leyes científicas son afirmaciones sobre cómo varían los acontecimientos empíricos en conjunto y, una vez determinadas, pueden ser experimentadas por cualquier interesado. La insistencia de Comte en equiparar el conocimiento con las observaciones empíricas se denominó positivismo.

Comte era un reformista social y se interesaba por la ciencia sólo como medio para mejorar la sociedad. El conocimiento, científico o no, no era importante a menos que tuviera algún valor práctico. Comte escribió: «Tengo una aversión suprema a los trabajos científicos cuya utilidad, directa o remota, no veo».

Según Comte, la ciencia debe tratar de descubrir las relaciones entre los fenómenos físicos. Una vez que se conocen estas leyes naturales, pueden utilizarse para predecir y controlar los acontecimientos y mejorar así la vida. Uno de los lemas favoritos de Comte era «Saber para predecir».

El enfoque de Comte sobre la ciencia era muy similar al sugerido anteriormente por Francis Bacon. Según Comte y Bacon, la ciencia debe ser práctica y no especulativa. Comte dijo a sus lectores que hay dos tipos de enunciados: «Uno se refiere a los objetos de los sentidos, y es un enunciado científico. Lo otro es un absurdo».

Ley de los tres estados

Según Comte, las sociedades pasan por etapas que se definen según la forma en que sus miembros explican los acontecimientos naturales.

La primera etapa, la más primitiva, es teológica y las explicaciones se basan en la superstición y el misticismo. En la segunda etapa, que es metafísica, las explicaciones se basan en esencias, principios, causas o leyes invisibles. En la tercera y más alta etapa de desarrollo, la descripción científica se destaca sobre la explicación, y la predicción y el control de los fenómenos naturales adquieren gran importancia. En otras palabras, durante la etapa científica se acepta el positivismo.

Comte utilizó el término sociología para describir el estudio de la comparación de las diferentes sociedades en términos de las tres etapas de desarrollo.

Según Comte, las creencias características de una determinada etapa se convierten en una forma de vida para las personas de una sociedad. Sólo algunos de los individuos más sabios de la sociedad vislumbran la siguiente etapa y comienzan a preparar el camino para ella. Sigue un periodo crítico durante el cual una sociedad está en transición de una etapa a otra. Las creencias que caracterizan la nueva etapa se convierten entonces en una forma de vida hasta que el proceso se repite. Al igual que ocurre con un cambio paradigmático en la ciencia, siempre hay restos de etapas anteriores en la recién establecida.

Religión de la Humanidad

A finales de la década de 1840, Comte discutía el positivismo como si fuera una religión. Para él, la ciencia era todo lo que había que creer y todo lo que había que creer. Describió una sociedad utópica basada en principios y creencias científicas y cuya organización se asemejaba notablemente a la Iglesia católica romana. Sin embargo, la humanidad sustituyó a Dios, y los científicos y filósofos a los sacerdotes. Los discípulos de la nueva religión procederían de las clases trabajadoras y especialmente de las mujeres.

La jerarquía de las ciencias

Comte organizó las ciencias en una jerarquía desde la primera desarrollada y más básica hasta la última desarrollada y más completa de la siguiente manera:

  • matemáticas
  • astronomía
  • física
  • química
  • fisiología
  • biología
  • sociología

Resulta especialmente interesante observar que la psicología no figuraba en la lista de ciencias de Comte. Si lo que se entiende por psicología es «el análisis introspectivo de la mente», entonces Comte creía que la psicología era una tontería metafísica.

Para Comte, la ciencia consiste en lo que se puede observar públicamente, y esto excluye los datos introspectivos. Tenía duras palabras que decir sobre la introspección, y al decirlas se diferenciaba esencialmente de todos los empiristas británicos y los sensacionalistas franceses que se basaban casi exclusivamente en la introspección en su análisis de la mente.

NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − ocho =