Anaxímenes de Mileto

Anaxímenes (585 – 528 a.C.) fue un filósofo presocrático, discípulo de Anaximandro de Mileto y tercer pensador de la escuela de Mileto.

El eje principal de su filosofía era la búsqueda del arjé, es decir, la causa y el principio de todas las cosas. Esta corriente filosófica se inició con Tales de Mileto, quien afirmaba que el arjé era el agua.

Obra

Anaxímenes escribió una obra en prosa titulada Sobre la naturaleza, pero se conocen pocos fragmentos de esta obra.

La filosofía de Anaxímenes se ha conservado gracias a los doxógrafos, los escritores griegos encargados de recopilar los dichos, aforismos, poesía y pensamiento de los filósofos antiguos.

Anaximandro y Anaxímenes, Crónica de Nuremberg.

La arjé de Anaxímenes

Para Anaxímenes, el principio de todo, es decir, el arjé es el aire.

Coincidía con Anaximandro en la tesis de que el arjé debía ser algo ilimitado e infinito, pero entendía que este arjé debía concebirse como el Aire Infinito, una entidad vasta en extensión y presente en todas las cosas del mundo.

En uno de sus fragmentos dice:

Así como nuestra alma, que es aire, nos gobierna y sostiene, el aliento y el aire abarcan todo el cosmos.

Condensación y rarefacción

El aire, según Anaxímenes, da origen a todas las cosas por medio de la rarefacción y la condensación.

La rarefacción del aire da origen al fuego, y cuando se condensa, el aire da origen al viento, las nubes, el agua y la Tierra, que flota sobre el aire. Cuando alcanza su máxima condensación, el aire se transforma en piedra. El aire se transforma en innumerables cosas y formas sin perder su propia naturaleza.

Grabado imaginario del filósofo Anaxímenes de Mileto, Jerónimo Olgiati, 1580.

El aire está en constante movimiento, lo que sugiere que también posee vida y, al ser eterno, posee cualidades divinas. En este sentido, según Kirk (1983), Anaxímenes comparte la misma opinión que Tales de que la materia tiene vida.

Cuando el aire está bien distribuido, se vuelve invisible. Su existencia se manifiesta a través del frío y el calor, el movimiento y la humedad. Según Anaxímenes, tanto el hombre como su alma están completamente compuestos de aire.

Dios para Anaximenes

Del mismo modo que Tales y Anaximandro desarrollaron la idea de Dios en consonancia con su arjé (agua y ápeiron), Anaxímenes también siguió este camino y propuso que los dioses surgían del aire.

Aunque los tres filósofos de la escuela jónica mencionaron a los dioses, trataron de presentar argumentos para apoyar sus tesis. Es evidente que en esta primera etapa de la filosofía aún se rompía con la tradición mitológica en la que todo se explicaba por la acción de los dioses. Con los filósofos de Mileto, todo se explica por la razón, incluso los propios dioses. Esto ilustra claramente la ruptura de la filosofía con el mito.

Consideraciones finales

Con este breve resumen de la filosofía de Anaxímenes se cierra aquí la exposición de la filosofía de la Escuela Jónica.

Hemos visto que los tres filósofos de la escuela jónica comparten el mismo espíritu filosófico, la búsqueda del principio original (arjé) del mundo. Aunque este tipo de filosofía pueda parecer anticuada, no podemos olvidar su importancia histórica. Fueron los primeros en investigar racionalmente el mundo.

Referencias

Kirk, G. S., Raven, J. E., & Schofield, M. (1983). Os filósofos pré-socráticos: história crítica e seleção de textos. Lisboa: Fundação Calouste Gulbenkian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 9 =