Anaxágoras

Biografía de Anaxágoras

Anaxágoras fue un filósofo presocrático nacido en Clazomene. A los 20 años se trasladó a Atenas, donde fue maestro de Pericles. Fue desterrado de Atenas poco antes de su muerte, ocurrida en la ciudad griega de Lámpsaco en el año 428 a.C.

Fue acusado de impiedad hacia los dioses porque cuestionaba la divinidad del sol y la luna, considerando al sol una piedra y a la luna, la tierra; por este motivo fue exiliado, pero logró escapar gracias a su discípulo Pericles.

Anaxágoras tuvo como maestro al pitagórico Hermótimo de Clazómenas. Su filosofía también estuvo influenciada por Anaxímenes de Mileto y Parménides.

Obras

Su obra principal se titula Sobre la naturaleza. En él intenta resolver el problema filosófico de lo múltiple, yendo en contra de las tesis monistas de Parménides y los filósofos de la escuela eleática.

De su obra sólo quedan algunos fragmentos conservados por Simplicio.

La filosofía de Anaxágoras

Anaxágoras se define con un pensador de la escuela pluralista, que sostenía que las cosas estaban formadas por varios elementos, también llamados semillas. 

Estas semillas fueron organizadas y unidas por la Inteligencia cósmica (Nous, en griego), dando lugar a todos los seres del mundo.

Las semillas, o elementos

A diferencia de sus filósofos predecesores, como Tales de Mileto, que sostenían que todas las cosas estaban formadas por el principio (arché) del agua, Anaxágoras sostenía que las «semillas» de todas las cosas estaban organizadas por Nous, es decir, una Inteligencia cósmica.

Anaxágoras estaba de acuerdo con la tesis de Parménides que afirma la imposibilidad de que el no-ser exista. Para él, «nacer» y «morir» eran acontecimientos imposibles de suceder. Dice:

Los griegos no tienen una opinión correcta sobre el nacimiento y la muerte. Porque nada nace ni muere, sino que hay mezcla y separación de las cosas que existen. Y por eso deben llamar con razón al nacimiento una mezcla y a la muerte una separación.

En otras palabras, todo cambio implica una composición o separación de los elementos. Nada viene de la nada, ni se convierte en nada.

Además, estos elementos no pueden concebirse como en la teoría de Empédocles, que sostenía que sólo había cuatro elementos primordiales (fuego, tierra, agua y aire) que formaban todas las cosas.

Los elementos, o semillas (spérmata), eran tan diversos como lo son todas las cosas, innumerables. Lo que hace que las cosas sean diferentes es la prevalencia de tal o cual semilla en particular.

Tales semillas eran, según Anaxágoras, eternas, inmutables y cuantitativamente infinitas. Cada elemento es Uno, y no se transforma en otra cosa.

Incluso si se dividieran esas semillas en partes más pequeñas, todas las partes serían siempre de la misma calidad. Estas partes son cualitativamente inmutables. El filósofo dio el nombre de homeomería a este principio.

Nous

Al principio, las homeomerías se mezclaban entre sí, de modo que resultaban indistinguibles. Dice en uno de los fragmentos:

Todas las cosas estaban juntas, ilimitadas en número y en pequeñez […]; y mientras estaban juntas, ninguna de ellas podía ser reconocida a causa de su pequeñez. Antes de separarlos, no se podía distinguir ningún color. Porque la mezcla de todas las cosas lo impidió.

Posteriormente, el Nous, es decir, una Inteligencia Cósmica, organizó las homeomerías. De este modo, las cosas se convirtieron en «mezclas bien ordenadas».

El Nous es ilimitado y autónomo, no se mezcla con nada. Dice Anaxágoras:

Todas las demás cosas participan de todas las cosas; pero el Nous, es ilimitado y autónomo, sin nada mezclado, sino solo, por sí mismo y para sí mismo.

Para el filósofo: «todo está en todo». Anaxágoras sostenía que en cada cosa hay una porción de cada cosa. De este modo, el alimento que comen los seres vivos se convierte en otra cosa, como, por ejemplo, el pelo, la carne, el hueso, etc., porque contiene estas cosas. Dice:

[…] hay que aceptar que en todas las cosas que se unen están contenidas muchas cosas y de todo tipo, y semillas de todas las cosas, con diversas formas, colores y sabores. Y que así se formaron los hombres y todos los seres vivos. ¿Cómo podría salir pelo de lo que no es pelo, y carne de lo que no es carne?

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + catorce =